vidrio plano templadoTodos nuestros cuadros de vidrio, están fabricados mediante un proceso de templado del vidrio, lo cual aporta una resistencia 5 veces superior a la de un vidrio normal.

Esto aporta una calidad extra a nuestros cuadros, ya que se convierten en vidrios de mayor resistencia. Asimismo, si incluso se llegase a romper el vidrio por un impacto muy intenso, este se rompería de forma segura, es decir, no dejaría roturas con trozos cortantes, sino que se convertiría en una rotura controlada en muchos pequeños trozos unidos.

Fabricación del vidrio Templado (fuente wikipedia)

Para fabricar vidrio templado térmicamente, el vidrio flotado se calienta gradualmente hasta una temperatura de reblandecimiento de entre 575 y 635 °C para después enfriarlo muy rápidamente con aire. De esta manera se consigue que el vidrio quede expuesto en su superficie a esfuerzos de compresión y en el interior esfuerzos de tensión, confiriéndole mayor resistencia estructural y al impacto que el vidrio sin tratar, teniendo la ventaja adicional de que en caso de rotura se fragmenta en pequeños trozos menos lesivos (por lo cual se le considera uno de los tipos de vidrio de seguridad). Todas las manufacturas, ya sean cortes de dimensiones, canteados o taladros deberán ser realizados previamente al templado. De realizarse posteriormente, se provocaría la rotura del vidrio.

El vidrio cuando es templado, aparte de lo comentado anteriormente, adquiere otras propiedades importantes. La resistencia a la flexión del vidrio recocido al templarlo aumenta desde 400 kp/cm2 hasta 1.200–2.000 kp/cm2, lo que equivale de 4 a 5 veces la resistencia de un vidrio normal. La resistencia al choque térmico (diferencia de temperatura entre una cara y otra de un paño que produce la rotura de éste) pasa de 60 °C a 240 °C, por lo que es recomendado en puertas de hornos de cocina y lámparas a la intemperie.